La conexión que tienen nuestras piezas con la Arquitectura, el diseño conceptual y la geometría se han convertido en pilares básicos sobre los que nos apoyamos cada día para desarrollar colecciones de joyas que no son únicamente un complemento. Son piezas, esculturas e incluso emblemas de los que apropiarse.

Paola Velázquez.

Fundadora. 

¿Qué relación podría existir entre la arquitectura formal y el diseño de joyas? Hasta el momento podríamos decir que muy poca. Pero Paola Velazquez, ha cambiado esa noción por completo.

Graduada de Arquitectura en España, uno de los países más exigentes y con mayor tradición en esa carrera. Desde muy pequeña, y de la mano de sus padres, ha recorrido el mundo sabiendo absorber la esencia de cada lugar. De cada circunstancia y persona que le causa curiosidad. Esa indagación la llevo a trabajar en una prestigiosa firma de arquitectos en Hong Kong. Al otro lado del mundo amplificó su experiencia profesional y personal durante 3 años su mundo se hizo más pequeño. Ya no eran suficientes los imponentes rascacielos de la New York asiática. Ya no le impresionaban las descomunales estructuras de titánica factura que rebosaban por la ciudad. Quería hacer ese mundo más pequeño. Reducirlo a una espacio mínimo donde el estricto estudio de las estructuras, los materiales y las proporciones, convive con la sencillez la delicadeza y el profundo simbolismo de una joya.

Fue entonces cuando decidió abandonar la opulencia y suntuosidad de las mega estructuras arquitectónicas, para aplicar todo el conocimiento y experiencia adquiridas en un formato impensable para la mayoría de sus colegas. Una nueva expresión de la más moderna arquitectura. Mínima y elegante. Simbiótica con las más modernas herramientas digitales que facilitan la creación y permiten amplificar lo mínimo y reducir lo máximo. Un baile ente la orfebrería, la tecnología y la arquitectura que sólo es posible en nuestro tiempo.

Danilo Grande. 23/12/2016

Marian Miranda.

Auxiliar.

Su excelencia, sus detalles y su control sobre el trabajo desarrollan sistemas fuertes y duraderos sobre los cuales no solo defendemos nuestra visión y destino, sino también sobre los cuales definimos nuevos retos. En constante crecimiento y evolución, Marian Miranda desarrolla su trabajo en un equilibro perfecto entre disciplina y creatividad.